• Di

La vida que pende de un hilo


Resulta que no tejo porque sí. No pasa siempre, pero cada tanto llegan profundas enseñanzas cuando estoy tejiendo a crochet ya que la aguja, el hilo y cómo se va creando la prenda pueden llegar a tener mucha simbología.


Hoy mismo pensaba mientras mi muñeca rotaba creando el movimiento perfecto para hacer cada nudo, lo mucho que se puede crear tan solo con una aguja y un hilo.


Encontré sin buscar una preciosa analogía que fui desenmarañando mientras tejía la manga de un jersey. La vida puede ser como esa pieza aún no creada, esa prenda que está por empezar. Y contamos con los recursos que se nos ofrecen, en este caso, simplemente aguja e hilo.


Habrá quien se la pase quejándose que sólo tiene una aguja y un hilo… y preguntándose que qué va a hacer sólo con esos dos objetos. Sintiendo que le falta algo para empezar a crear y viéndose paralizad@ por la necesidad de más recursos.


Habrá quien al principio sólo con aquella aguja e hilo en la mano, se sienta incapacitad@ pero que, con un firme interés y compromiso, aprenda para poder ir creando su obra. Permitiéndose además hacerlo mal y seguir aprendiendo continuamente,

Habrá quien con esa misma aguja e hilo en la mano empiece a visualizar las infinitas posibilidades de creación que tiene: que si un gorro, una chaqueta, una bufanda… incluso echándole un poquito de creatividad a la cosa hasta ¡Un bikini! Porque… ¿por qué no? ¿Quién dijo que los crochet son solo para el invierno?. Personas que ven infinitas posibilidades de puntos, de formas, de materiales, de colores…


Cuando casi estaba acabando aquella manga, me di cuenta que había cometido un error importante aunque curiosamente éste hizo que la pieza tuviese un volumen inesperado y que incluso quedara bien. Me planteé muy mucho si seguir adelante con aquel error dado que seguro nadie repararía en él y me había llevado horas tejer, pero después de valorar pros y contras asumí que era mejor deshacer y volver a tejerla de nuevo pese a la sensación de haber perdido casi toda una mañana.


La famosa manga

Pero después, ya en otros quehaceres me di cuenta que aquella manga no fue tiempo perdido sino todo lo contrario ya que me permitió acceder a aquella enseñanza:


“La vida pende de un hilo…

o más bien, de cómo queramos tejer ese hilo”

.........


Si te interesan los artículos artesanales y hechos con amor, te invito a visitar nuestro espacio "Creamos"

4 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo