• Di

2021 Objetivo: Bienestar


En este recién estrenado 2021 cuando todo el mundo anda con muchas esperanzas puestas en la ansiada vacuna del Covid, a mí me ha dado por plantearme si no estaremos volcando todas nuestras expectativas de bienestar en ella. Entiendo que para muchas personas, el bienestar laboral, social, psicológico o incluso el económico puedan depender de ella.


Pero no debemos de olvidar que, cada uno de nosotros, dentro de nuestras posibilidades, tenemos una importante responsabilidad en la consecución de nuestro propio bienestar y que va más allá de esperar la vacuna. Y no me malinterpreten por favor. No son unas palabras para restarle importancia a la vacuna ni mucho menos. Lo que pretendo es cambiar el foco a donde tenemos posibilidades de actuar.


2021 debería ser el año de plantearnos, si no lo hemos hecho ya, qué significa nuestro bienestar. Qué entiendo yo como mi bienestar general. Cada año por estas fechas, hacemos la misma jugada: plantearnos una serie de objetivos que queremos alcanzar en las 365 oportunidades que representa cada día del año. Yo confieso que para este año no me he planteado objetivos. Es el primer año que no lo hago. Y no es que me fuera mal con mis objetivos de años anteriores. Es simplemente que quiero hacer las cosas de otra manera. Eso no quiere decir que mi objetivo, el de mi bienestar, que es un objetivo vital, esté ahí, anclado, aunque hayamos pasado de año. Quizás sea ese el motivo por lo que no lo he hecho.


Considero que el 2021 debería ser el año de las preguntas. Qué me hace bien. Qué me hace mal. Qué quiero hacer. Para qué quiero hacerlo. Por qué sigo haciendo aquello que sé que no me sienta bien o por qué no hago aquello otro que tanto necesito.


El 2021 debería ser el año en el que poco a poco nos vayamos haciendo cada vez más conscientes. Más observadores. De cómo comemos, de cómo respiramos, de cómo nos relacionamos, de cómo nos tratamos. Quizás de esa observación de nosotros mismos, del autoestudio, vayan aflorando respuestas. Respuestas que, sin duda, nos van a ir acercando a ese bienestar que va infinitamente más lejos que un nombre comercial para un producto alimentario. O de un cuerpo bonito. O de correr quince kilómetros.


Si buscas bienestar, te animo a que lo hagas de manera ambiciosa, si me permites el término. No te conformes con hacer algo de ejercicio. No dejes que te ocurra como pasa comúnmente con el Yoga, que lo estamos reduciendo a realizar asanas, cuando esto constituye menos del 10% del yoga. Lo mismo ocurre con el bienestar.


Amplía el concepto y hazlo universal en ti mismo. Bienestar universal, porque incluye la relación contigo y con los que te rodean, balanceando así tu vida personal y social. De nada sirve un cuerpo sano, si nuestras emociones o relaciones nos causan sufrimiento.


Cuida tu cuerpo. Se lo merece. Tu cuerpo trabaja las 24h para ti. Obsérvalo: tu respiración, tu digestión, tu sueño. Te dirá algunas cosas. Practica ejercicio y aliméntalo bien. Evitar molestias, dolores y, obviamente, enfermedades es fundamental para tu bienestar.


Relájate. Descansa. Sé consciente de cuán importante es manejar el estrés. Y las consecuencias de no hacerlo.


Moviliza tu energía vital, increméntala, retenla en ti. Hay estupendo ejercicios de yoga para ello. Y es tan importante como el resto.


Cuida tu mente, limpiándola como haces con tu cuerpo cada día mediante ejercicios y técnicas de meditación, por ejemplo.


Sólo así, teniendo esta visión global podremos construir el camino hacia nuestro propio bienestar personal, nuestro bienestar global, nuestro bienestar 2021.


Feliz año


Conoce las clases de yoga que impartimos

15 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo